cómo llegar 640 16 32 87

A vueltas con el azúcar

A vueltas con el azúcar

¿Empezar la casa por el tejado? Mejor no. Todos los cursos de repostería en Zaragoza deberían comenzar explicando los fundamentos de este arte tan dulce. Para convertirse en un maestro repostero, primero hay que aprender las técnicas básicas y conocer los ingredientes del obrador.

Por eso, para que puedas aprovechar mejor tus cursos de repostería en Zaragoza, te hablamos aquí del azúcar. Hay muchísimos tipos y cada uno aporta algo diferente a tus recetas. Estos son los formatos más comunes:

– Blanco. Refinado de la caña de azúcar o la remolacha, tiene sabor neutro y es sacarosa casi al 100 %. Lo conoces perfectamente, está en tu azucarero y en los sobrecitos de las cafeterías. Lo has usado para todo: bizcochos, natillas, magdalenas, flanes...

– Integral. Oscuro, de aspecto húmedo, ligeramente aromático. No está refinado, así que conserva vitaminas y minerales. Tiene alto poder edulcorante.

– Melaza. Es el jarabe residual del refinado del azúcar blanco. Tiene sabor, es rica en vitaminas y minerales y relativamente poco calórica.

– Moreno. Azúcar de caña menos refinado que el azúcar blanco. Oscuro, húmedo y perfumado, pero escaso de vitaminas y minerales. Te sirve para caramelizar o para hacer la corteza de los crumbles.

– Rubio. Parcialmente refinado, este azúcar de caña tiene algo de aroma y un color amarillento. Úsalo como el azúcar moreno.

– Mascabado. Rubio o moreno, este azúcar de remolacha tiene mucho perfume y es idóneo para crepes y gofres.

– Rapadura. Es jugo de caña secado, sin más. Tiene mucho poder edulcorante.

– Glas. También conocido como glasé o lustre, es azúcar blanco o integral molido muy finamente. Ya sabes, es perfecto para decoración, pero también para preparaciones delicadas como los macarons.

¡Y todavía hay más! Pero no te dejes abrumar, en Je Veux Te Dire te enseñaremos a usar los azúcares más comunes para que hagas los dulces más ricos.